Spray Dryer
Secador por Aspersión

Como lo exponía en un tema anterior, los Secadores por Aspersión son equipos que deben ser diseñados pensando en el balance de los distintos sistemas que los componen así como en el producto a deshidratar y las condiciones atmosféricas donde se instalará. Todo ello enfocado básicamente a cuatro grandes beneficios:

Economía

Un secador por aspersión no necesariamente debe ser caro y con refacciones complicadas de conseguir o proveídas solamente por el fabricante del equipo.

Por sus materiales de construcción y tecnología, aunque son equipos que por sus dimensiones, tecnología y materiales de construcción tienen un elevado costo, no tienen por qué ser caros.

Si un secador por aspersión lleva refacciones que forzosamente requiere surtir el fabricante del secador o sus representantes, es seguro que estas refacciones tengan un valor inflado. Con ello, la adquisición del equipo se convierte en el “enganche” y sus refacciones en parte de los “intereses”.

Si el secador por aspersión es importado, es de pensar que las refacciones que se requieran, éstas tengan que ser importadas. Esto puede provocar la necesidad de contar con un costoso almacén bien equipado de estas refacciones. Si no es así, existe la posibilidad de que el equipo detenga su operación hasta que llegue la pieza requerida. Tener el equipo inoperante representa un costo aún más elevado. Así también, habría que considerar la viabilidad de traer a un técnico del fabricante adaptándose a su agenda.

Eficiencia

El know how requerido para diseñar un Secador por Aspersión no es fácil de adquirir pues, como se comentó en un tema anterior, intervienen muchos factores a considerar en su diseño.

La baja eficiencia en algunos diseños llega a ser tal que la inversión en el Secador por Aspersión se puede ser considerar como el “enganche”. Las mermas e ineficiencias que se tengan junto con el gasto energético producto del deficiente diseño se pueden considerar como los “intereses”.

Seguridad

La operación de un Secador por Aspersión no es cosa de tomar a la ligera. Hay libros enteros que hablan de secadores que han explotado. Existen diversos motivos que han originado estas explosiones, de entre los que destacan dos: a) por acumulación gases y b) por acumulación de producto estancado en el equipo que es sobre deshidratado y al no contar ya con humedad que perder, gana tal temperatura que se llega a autocombustionar que puede provocar una violenta reacción en cadena.

Tanto uno como otro caso normalmente son motivados por un mal diseño o por un proceso mal realizado.

Inocuidad

Para las industrias farmacéutica, cosmética, y de alimentos, el concepto de inocuidad es un elemento esencial a cuidar y un Secador por Aspersión con un buen diseño puede ser un excelente aliado para ello, en cambio un mal diseño será un dolor de cabeza al poner en riesgo la inocuidad del producto por la elevación de cuentas microbiológicas que se tendrán en el equipo.

Como lo exponía en un tema anterior, un Secador por Aspersión es un equipo que debe ser diseñado pensando en el balance de los distintos sistemas que lo componen y el material a deshidratar.