¿qué son y para qué sirven los Secadores por Aspersión?

Los secadores por aspersión son equipos muy complejos en su concepción, pero que presentan grandes beneficios en la industrialización de infinidad de productos.

Deshidratación por Aspersión, ¿qué es y cómo se realiza?

Se conoce como secado al proceso por el cual se elimina una gran cantidad del agua contenida en algún producto. El objetivo de este proceso es que, al retirarle un alto porcentaje de su agua, se prolonga su estabilidad.  Esta estabilidad permite preservar sus características por mayor tiempo al evitar reacciones oxidativas para algunos productos y para otros, como los alimentos, su putrefacción. Así también, al retirar el agua se permite la reducción del volumen del producto economizando con ello su transporte.

Existen diversos métodos de secado, destacando por su costo y efectividad, el proceso de secado por aspersión como el más eficiente. El secado por aspersión se define como el proceso mediante el cual se convierte, en “un solo paso”, un producto o alimento de un estado líquido inicial a otro pulverizado o hecho polvo. Esto se logra al asperjar o atomizar un fluido (el producto líquido a deshidratar) en otro fluido (una corriente de aire caliente), el cual estimula la evaporación del agua que lo contiene, proceso que se desarrolla de forma prácticamente instantánea. Dependiendo de las características del fluido (liquido), la temperatura del aire de secado podría alcanzar hasta los 400°c.

Para realizar este proceso, forzosamente se deberá efectuar en un ambiente controlado o “cámara de secado”.

¿Qué equipo se requiere para ello?

Para desarrollar este proceso de forma controlada, se requiere de un Secador por Aspersión, el cual es compuesto por diversos sistemas perfectamente bien balanceados que se integran en un solo objetivo el cual es la obtención del polvo generado.

La efectividad del proceso de Secado por Aspersión en relación a otros métodos de secado, se centra en la baja temperatura que alcanza el producto atomizado antes de ceder prácticamente toda su humedad contenida.

Sistemas que componen a un Secador por Aspersión

Sistema de calefacción

El objetivo de este sistema es calentar al medio que deshidratará al fluido a deshidratar que comúnmente es aire, el cual, en algunos casos, dependiendo del producto a deshidratar, pudiera sustituirse por un gas inerte. Este sistema consiste en un equipo que genere una fuente de calor y un sistema de integración de este calor generado con el medio de deshidratación.

Sistema de Atomización

El objetivo de este sistema es dividir el fluido a deshidratar en diversidad de gotas y esparcirlas. Esto se puede lograr básicamente por tres métodos:

1.- Rodetes de Aspersión

A través de “rodetes centrífugos”, los cuales son platos que giran a gran velocidad que, por medio de la fuerza centrífuga provocan la división de un fluido en múltiples gotas. Por su baja eficiencia, día con día este método de pulverización ha perdido adeptos, aunque todavía hay quien los defienden ya que “tienen una ventaja competitiva” con productos que no están totalmente solubilizados y contienen partículas sólidas en suspensión.

2.- Boquillas de Atomización por presión

Por medio del paso del producto a través de ella a una elevada de una elevada presión. Estas boquillas se componen básicamente de dos componentes que provocan un rocío bastante homogéneo y controlable, permitiendo con ello la obtención de múltiples gotas de tamaño más estandarizado.

3.- A través de boquillas de atomización por venturi

A través de la aplicación de un flujo presurizado de algún gas (comúnmente aire) que provoque la succión del producto por medio de la acción venturi y su fragmentación en diminutas gotas.

4.- Energía Vibratoria

A través de energía vibratoria a frecuencias sónicas que fragmentan el líquido en diminutas gotas.

Hasta la elaboración de este artículo, por su nulo control en la dimensión de la partícula generada y elevado costo, esta metodología sigue siendo ineficiente y por tanto no recomendable como método de aspersión.

Sistema de Integración

El objetivo de este sistema es integrar los dos fluidos (el producto a deshidratar y el medio deshidratador) proporcionando el espacio suficiente para que se “acompañan” por un determinado período de tiempo el cual permita que el fluido a deshidratar ceda paulatinamente su humedad contenida al medio deshidratador.

Sistema de Conducción

El objetivo de este sistema es conducir al producto deshidratado y al medio deshidratador hacia el Sistema de Separación, en el cual debe evitarse que la termoplasticidad de los productos y/o la humedad adquirida por el medio deshidratador provoque la adherencia en sus paredes.

Sistema de Separación

El objetivo de este sistema es separar al producto deshidratado del medio deshidratador, el cual puede lograrse a través diversidad de metodologías de separación que serán utilizadas de acuerdo a las características del producto deshidratado.

Independientemente del sistema que se utilice, este sistema debe ser perfectamente calculado para no desbalancear a los sistemas que lo anteceden.

Sistema de Recuperación

Finalmente el objetivo de este sistema es la obtención y empacado del producto deshidratado.

Consideraciones para tomar en cuenta en la adquisición de un Secador por Aspersión

La adquisición de un Secador por Aspersión es cosa realmente seria, pues si el conjunto de sistemas que lo componen no están bien balanceados y enfocados al producto que se pretende deshidratar, puede resultar en una cuantiosa inversión que no proporcione los resultados que se esperan, e inclusive puede llegar a, sin pretender alarmar, ser una bomba de tiempo.

En el mejor de los casos, uno de los errores más frecuentes que se tiene al decidir en la inversión de un secador por aspersión, es tomar como base su precio. Esto normalmente se debe a la falta de conocimiento de lo que representa dicha inversión para la empresa y su futuro, pues es posible que la inversión en el Secador por Aspersión sea el “enganche” y los “intereses” se trasladen a las ineficiencias en la operatividad del equipo en relación al producto que se deshidrate, representando esto un sangrado oculto en relación al costo beneficio o, que estas ineficiencias lleguen a representar un costo tal que le resten competitividad al producto en el mercado.

Sin la pretensión de alarmar, pero sí pretendiendo generar conciencia, existen documentados numerosos casos en que el mal diseño de un Secador por Aspersión ha provocado que este explote debido a diversos errores en su diseño y desbalance de los sistemas que lo componen. Así también, existen documentados numerosos casos en que estas explosiones sean debidas a su deficiente operación.

Por todo lo anterior y el bien de su empresa y trabajadores, mi consejo es que al decidir en la inversión de un equipo se asesoren adecuadamente.